Info As Enterprises

Newsletters

Info As Enterprises RSS Feed
 
 
 
 

LAS PREGUNTAS Y RESPUESTAS EN UNA ENTREVISTA LABORAL

entrevista_laboral.jpgUna vez conseguido superar los filtros iniciales en un proceso de selección, empieza una de las etapas con más peso específico, la entrevista personal. En unos pocos minutos, el intercambio de información debe ser fluido y relevante, para que las dos partes se lleguen a complementar y así consigan un acuerdo. La preparación debe orientarse hacia la naturalidad y profesionalidad, ya que la actitud del candidato reflejará cómo podría ser dentro de dicha empresa. Además, tendrá que ceñirse a unas mínimas reglas de educación e higiene, ya que, como narra el tópico, nunca tendrá una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.

Una vez comentados los puntos más remarcables del CV, habitualmente el entrevistador se orienta hacia aspectos de la personalidad del candidato. Si éste mintió en algún aspecto escrito, es precisamente este momento en el que puede ser descubierto. A su vez, se abre una batería de preguntas más genéricas para conocer si el candidato está informado sobre la compañía, demostrando con ello su interés, los motivos por los que dejó su último empleo, la opinión de los anteriores jefes, etc. Todas ellas serán realizadas con un carácter agresivo para observar las reacciones del candidato ante situaciones complejas.

Las siguientes partes de la entrevista, normalmente se entabla un diálogo aparentemente muy espontáneo, pero que responde a otro tipo de preguntas y respuestas necesarias para la empresa. Se profundizan sobre aspectos no escritos en el CV, pero que pueden considerarse relevantes como puede ser las pretensiones económicas, opiniones sobre temas de actualidad, la definición de su mejor característica, hobbyes, etc. En una última fase, la más importante, el candidato mantiene una siguiente entrevista con el posible responsable de sus futuras tareas diarias.

En esta ocasión, aunque los patrones anteriores son muy parecidos, es la última oportunidad para que el candidato recopile información de la empresa y de su futuro responsable directo. Identificar y valorar a su futuro jefe merecerá la pena ya que formará parte del día a día del candidato, en caso de que sea elegido en el proceso. Siguiendo las premisas sobre el talento y en relación a que el candidato elige la empresa en la que trabajar, las preguntas más comunes siempre tienen relación al puesto, la trayectoria, los motivos de salida del anterior dueño del puesto, posibles problemas entre compañeros, proyecciones financieras, etc.

Por otra parte, también es interesante disponer de un abanico de posibles respuestas y argumentaciones ante frases cómo “Le falta experiencia” o “Su formación no es la adecuada”. En estos casos, la misión del candidato es hacer ver al entrevistador que su motivación, ganas de aprender y su rápida capacidad de adaptación son unos valores que pueden mejorar las posibles argumentaciones anteriores para, así, conseguir dicho puesto.